La música en vivo es un imán para Puntilla Films, por eso cuando a Claudio Pairot llegó la propuesta de grabar un espectáculo así con David Blanco, no hubo titubeos. Aquel concierto que llegó justo cuando, según los mayas, el mundo se acababa (diciembre de 2012) coincidió con los primeros pasos de esta productora, y al parecer salieron con el pie derecho, porque incluso el Cuba Disco no pudo resistir darles la bienvenida. La profecía falló, la tierra no se detuvo ese invierno de 2012. Al contrario, el mundo comenzó a ser realmente nuevo para muchos, sobre todo para quienes, como Puntilla, empezaban a existir. En pleno verano de 2015, minutos antes de su presentación en Fábrica de Arte Cubano, espero a David Blanco para conversar sobre el flechazo (¿o debiera decir puntillazo?) de entonces.

Su público veía fragmentos de una película protagonizada por el popular Michael Jackson. Pero al advertir que ya había llegado quien realmente animaría la noche, se olvidaron por unos instantes del Rey del Pop y se concentraron en este- también ya monarca de esos ritmos-quien en esa misma sala les haría bailar de lo lindo al compás de su talento.

“Dieron en el Blanco”, pensé al verle. Sí, el día que los puntilleros tuvieron la oportunidad de trabajar con este músico y su grupo aseguraban una buena compañía para los inicios. Y tan afortunada resultó la unión, que aquella primera empresa fue nominada como mejor DVD espectáculo en la fiesta del disco cubano este año.

Ahora me toca a mí ser certera, pues el concierto del que busco recuerdos ocurrió hace ya dos años. Para refrescar su memoria, nada mejor que hablar de un tema del cual el músico no muestra síntomas de olvido:

Los Amigos

“Yo pienso que los amigos están muy vinculados a lo que hago, porque la música no la puedo hacer solo. Hay una parte siempre que es para compartirla con personas que sientan igual que tú. Me considero alguien bastante espiritual, por lo menos las cosas que estoy haciendo cada día trato de que hablen más de mí, busco ser sincero en mi trabajo y cuando compartes eso con personas afines, aunque pertenezcan a otros géneros musicales…bueno, es genial.

“Por suerte, esa noche, en 2012, durante aquel espectáculo donde queríamos promocionar el CD Amigos, muchos de mis amigos estaban allí. Estuvieron presentes en el teatro, algunos que no tienen que ver con el medio, otros sí. Sobre el escenario compartí con Buena fe, Pedrito Calvo, Darío Balzanelli, que es un excelente tenor, porque me resulta muy interesante esa mezcla con lo clásico.

Tuve además la oportunidad de unirme con Eliades Ochoa; aunque somos de diferentes generaciones, mi visión de la música (un poco más moderna) y la de él (más tradicional) tienen muchos puntos de contacto. Eso es bueno que pase, de hecho, yo quisiera que así fuera el Nuevo Mundo, un espacio lleno de cosas que nos unan.

“Esa noche estuvo también Claudio Pairot, amigo de muchos años. Estaba allí filmando para luego editar un espectáculo que él- por demás- dominaba muy bien, incluso la mitad de esas canciones las había tocado con nosotros en giras por todo el país…Ah ¿porque no sabías que Claudio tocó la batería con mi grupo?” Y entonces me pasó la primicia: “ Lo que pasa es que de repente un día Claudio se buscó una cámara y comenzó con sus proyectos y no tuvo más tiempo de tocar con nadie. Y mira, era buen baterista, pero lo que hace ahora también tiene gran calidad.”

Y al hablar sobre el trabajo de PuntillaFilms lo hacía satisfecho. No faltó el elogio para el director creativo Claudio Pairot, quien compartió la Dirección de Fotografía con Toussaint Ávila; la Edición, con Rubén Cruces y, junto a Helman Avelle, asumió la corrección de colores. David no estaba despechao por ningún motivo. “No me quejo, yo por lo menos he tenido la suerte de trabajar siempre con personas que a la vez son mis amigos”.

  Cubadisco  Nomination

Cubadisco Nomination

De cuando Puntilla entró a la Pachanga

“Aunque fue una de las primeras producciones de Puntilla Films, creo que quedó muy profesional. Me sentí bien contento con el resultado de la filmación, hay momentos en que la edición asombra. Estuve cómodo, aunque a veces me estresaba ese orden que hay que seguir en espectáculos como este, porque no quiero que se pierda la espontaneidad- y a mí me gusta improvisar un poco-, pero me doy cuenta que es mejor así. También, dejarlo todo al destino, es una forma de justificar inmadureces, y se gana más con la organización.

“Creo que cuando hay un artista con ideas, deseos de decir cosas y buena música, hacen falta proyectos como el de Puntilla para traducir eso en arte. Hay música que se hace más rápido, porque tiene menos contendido, es un producto fácil, enlatado y logras terminarlo en dos horas en el estudio. Pero el arte tiene otra forma de proponerse a la gente, por eso apoyo que las personas que tienen ideas las puedan desarrollar.”

Se nota que David sabe lo que quiere: él busca crear. A veces, cuando pule los detalles finales de una producción, se propone tomar vacaciones, pero confiesa que se descubre a los dos días navegando entre nuevos proyectos en su computadora. ¿A dónde quiere llegar este artista?, me pregunto, ¿cuál será su horizonte, su…

 

Tierra prometida

“Nosotros, como todo el mundo, empezamos en la música tratando de colocarnos en las listas de éxito, pegar una canción… Eso nos sucedió al principioy me sucede todavía… ¡Gracias a Dios! Casi todos los veranos hay algún tema nuestro que engancha a la gente. Pero también es importante trabajar y tomarse el tiempo para quedar más en el tiempo y en la memoria. Yo ya no me siento esclavo de eso, de buscar colar una canción en las listas de éxito.

Un trabajo como el que hice con Puntilla en el Karl Marx se demora, pero al final sale como uno lo quiere, es un fenómeno raro, quiero que haya calidad y las cosas duren, esa es la música que me gusta y que me hace sentir bien.

“Por eso, mira, yo agradezco mucho que el DVD espectáculo Nuevo Mundo haya estado nominado al Cubadisco 2015, agradezco que un jurado se haya interesado por el audiovisual y haya tenido la amabilidad de nominarlo; pero no trabajo con ese fin, a veces ni siquiera me quedan claro los criterios que se toman en cuenta para entregar esas premiaciones.

“Cuando hago un musical como este, intento enviar un mensaje, tal vez algo que llevo diciendo hace mucho, trato de decirlo de una nueva forma. Busco hablar a los jóvenes con un espíritu de esperanza, porque tienen que abrirse camino y pasan mucho trabajo. Para ellos, creo que viene algo mejor y en ese nuevo mundo, si se lo proponen, pueden lograr sus metas, siempre trabajando con calidad, sin perder sus raíces. Los jóvenes pueden hacerle honor al momento que viven.

“Me gusta también que cada disco tenga uno, o varios, soportes visuales y que quede al menos un concierto. En el Nuevo Mundo hay muchas canciones y tengo fe en que la gente las conozca y suenen, pero estoy en un momento en el que me interesa, sobre todo, quedar bien conmigo.”

Cuando mira atrás, David, descubre que no es el mismo, que ya es ese de hace algunos años y un poquito más. Tanto él como su misma música viven su progreso, su natural…

 

Evolución

Ese DVD, por ejemplo, ha pasado a otras fases, sí. En principio ya se pirateó y salió en el paquete. Yo les insisto a las personas que compren el disco, tiene buen precio y siempre el original trae algo que no tiene la copia pirata. Estuve mucho tiempo trabajando en el diseño de carátula con personas muy especiales como Ricardo Monnar y Pepito Portillay en el authoring quedé satisfecho con la propuesta de Mario Mayor.

Mi música y yo también transitamos por esas metamorfosis de la vida. Ahora estoy haciendo algo distinto. A veces hay sonidos que me dan colores, ¿sabes? Y si Amigos era un disco lleno de luz, de color, este tiene un ritmo ochentero, más gris, quizás.

Incluso mi trabajo con Puntilla ha progresado. Hemos hecho más cosas juntos después de aquel DVD. Grabamos dos clips: Tarde gris, con Omara Portuondo, una experiencia única por la sintonía que lograron nuestras voces y Locos por la música. Luego estuvo el audiovisual del concierto en La Piragua, donde aparece un David más natural, y pude disfrutar de un público diverso.

Para el futuro no sé si vendrá un Amigos 2 o una Nueva Evolución…todo puede ser. ¿Por qué no?...

Y así, lleno de posibilidades y deseos lo dejé listo para fabricar (crear) arte. Antes de salir a anunciarle al público entre melodías que cierta chica peligrosa lo quiere matarcon una pistola, me adelantó cómo quería recordar esa noche: “Una noche de Vida Libre, ese es mi nuevo discurso, es mi deseo para mi gente, que hayan opciones para ellos, que se sientan bien y puedan cumplir sus sueños”….

A juzgar por lo que la nueva propuesta de Blanco trae, también esta noche promete ser una de esas veladas donde la onda grafitera y los sonidos del siglo XXI se fundirán en uno. ¿Se cumplirá la profecía? Eso no se puede contar con palabras, las experiencias así hay que vivirlas.