Existe una creencia popular que reza que las segundas partes nunca fueron buenas. Existe otra que asegura, ante estas verdades multitudinarias, que tantas personas no pueden estar equivocadas. Pero, ¿alguien ha probado, científicamente hablando, que esta “verdad” es irrefutable? Hasta el momento no, por lo cual resulta un producto de la subjetividad, y de la influencia mediática, el hecho de catalogar si una segunda parte ha sido buena o no. En el cine, por ejemplo, ante títulos como El Padrino II (1976, Coppola), Aliens, el regreso (1986, Scott), El imperio contraataca (1980, Kershner), Kill Bill vol II (2004, Tarantino)…; con una crítica a su favor, no se podría ni proponer argumentos que demeriten su calidad cinematográfica. En el cine y la televisión cubanos tenemos pocas sagas, o sea, segundas y terceras partes de una misma historia. En el video clip, mucho menos… Sí podríamos hablar de estéticas perceptibles con realizadores como Joseph Ross, X Alfonso, José Rojas, Ian Padrón, Alejandro Pérez… Nombres que vemos repetidas veces en los medios de comunicación de mano de las agrupaciones más afamadas de nuestro país…

En esa lista podríamos incluir a Yeandro Tamayo, un director que en los últimos tiempos ha tenido un ascenso en su carrera. Cierto es que nunca ha llovido café en el campo, pero a Yeandro… le han llovido los clips.

Pues bien, volviendo a las segundas partes,este realizadorse encuentra ahora ante el reto de las masas, con una segunda parte, por partida doble.

“Evidentemente en este nuevo clip hay puntos en común con los anteriores. El cantante, el tema, el equipo de realización, mi know-how. El reto de buscar una nueva visualidad y evitar lugares comunes, ha sido grande”, comenta Yeandro sobre su obra.

Sucede que, luego de haber realizado el video clip del tema Regalo, del cantante Rey Ruiz; y del tema Amor Bonito, de Leoni Torres y Descemer Bueno… Yeandro hace undos en uno.

Nuevamente en La Habana, Rey repite con este realizador, ahora interpretando Amor Bonito. Como les decía… por partida doble.

“Cuando Rey me llama para hacer este video, me planteé la idea de no repetir la fórmula de los otros clips. La manera que encontré para ello, fue llevar al cantante a los exteriores, sacarlo de los estudios e insertarloen las calles cubanas, en la plaza popular”, dice Yeandro.

“Escogimos la Loma del ángel, por la historia que guarda y lo que representa para los habaneros. En la iglesia del lugar, por ejemplo, se bautizó a José Martí, a Alicia Alonso… tenemos una estatua de Cecilia Valdés hermosa, pues aquí se rodó la película cubana basada en la novela de Cirilo Villaverde, que es también una gran historia de amor… Y pensando un poco en eso, lo conecté entonces con el Amor Bonito de Rey Ruiz. Era necesario captarla esencia y la energía de la salsa que trae, que quedara en el video, con un tono más caribeño, más caliente… por eso el sol, la plaza, los bailarines”, explica el realizador.

Rey cuenta que las dos experiencias han sido muy bonitas. “El primer clip fue el Regalo de ser el primero que hacía en Cuba después de mucho tiempo. Pero el hecho de que fue en estudio,impidió el contacto con el público de la calle, la gente. Ahora, le agradezco aYeandro haber pensado este clip en esta locación tan bella de La Habana porque me da no solo el regalo, sino el Amor bonito de los cubanos. Logro constatar en vivo, a pesar de que tenía conocimiento de que se ha seguido mi obra, de que se escucha mi música y que la gente me conoce.”

Aunque, como afirma Yeandro, este video se pensó desde un inicio, no como una continuación de los anteriores, sino como uno totalmente nuevo, no escapa de incluirse dentro de una manera de pensar el arte muy propia de este realizador. Seguir los impulsos y emociones que genera la música hace que los límites entre las obras se diluyan y pueda verse como un todo, un crecimiento, como distintos capítulos de un gran musical que cada vez le exige más. “Creo que en cada etapa de la realización demando cosas diferentes: en la preproducción, el rodaje y la posproducción… Pero he logrado un paquete homogéneo gracias al equipo que me secunda. Puntilla Films ha sido un aliado desde que comencé mi carrera ya que nacimos casi juntos, y yo me he integrado a su equipo con muchísimo gusto. Eso significa tener gente en la que yo confío y que son capaces de entenderme y entender mi arte… Eso es lo que he encontrado en Puntilla y en Claudio Pairot, su director creativo y fotógrafo de varios de mis videos, como este precisamente.

“Dejar en sus manos la posproducción es un alivio para mí, porque confío en su profesionalidad y sobre todo porque conozco el rigor con el que se trabaja en los estudios de esta productora”, concluye Yeandro.

Entre toma y toma, agitado por el ritmo de la filmación y el sol que derrite la salsa de su Amor Bonito, nos cuenta Rey: “El trabajo con el equipo ha sido fenomenal. Vinimos a Cuba nuevamente porque queremos decirle al mundo que aquí hay buena escuela, buen cimiento, buen suelo… muy buena producción… No puedo negar que me encantaron los colores, la iluminación, la parte técnica de los videos precedentes y es por eso que quise repetir.

“Puntilla films se ha entregado 100 por ciento a este clip, y eso hace que nos sintamos en confianza, seguros del producto final. Hay que esperar y ver, pues la idea de llegar más al mercado cubano es el punto de partida de este regreso. Ahora vengo no solo a dar mi obra, si no también a agradecer todos estos años de lealtad del público de mi país, y no puede ser de otra manera que con buena música y buenos clips,” dice Rey.

No será este clip el que demuestre científicamente ninguna verdad sobre las segundas partes, pues se busca hacer arte. Puede que la crítica lo favorezca, o no… repito: se busca hacer arte. Pero arte desde el video clip, que tiene en el centro de su concepción, hacer llegar el sentir del artista a su público.